Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, estadísticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si deseas más información puedes obtenerla haciendo clic en nuestra Política de Cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o personalizar tu elección haciendo clic en CONFIGURAR O RECHAZAR SU USO.


Imagen no disponible

Enrique IV de Castilla "Rey de Navarra, Príncipe de Cataluña"


Autor: MARTIN, JOSE LUIS.

Editorial: Editorial Nerea, S.A

Idioma: Castellano

Estado: Se puede pedir

Precio: 28.00€


ISBN: 978-84-89569-82-9

Año: Ene 2003

Nº de páginas: 368

Encuadernación: Tapa Dura / Cartoné

Dimensiones: 17 x 24 cm

Descripción de la obra


Enrique IV, nacido en Valladolid el día de Reyes de 1425 y muerto en Madrid el 12 de diciembre de 1474, comenzó su reinado el 23 de julio de 1454. Sobre su nacimiento, vida y muerte no se pusieron de acuerdo los cronistas de la época, a los que debemos los relatos y las invenciones sobre la capacidad sexual del monarca, que son, ante todo, armas políticas empleadas para justificar o negar validez a los derechos de Juana, su hija, o a los de Isabel -la Católica-, su hermanastra. Como tales hay que considerarlos si se quiere entender esta época de nuestra historia, protagonizada, para bien o para mal, por este monarca. Enrique IV, impotente o no, recibió de su esposa Blanca de Navarra el reino pirenaico; fue elegido príncipe por los catalanes que se oponían a Juan II de Aragón y depuesto por sus nobles en Ávila; se vio obligado a compartir en los últimos años el trono con sus hermanastros Alfonso e Isabel, y fracasó en su intento de dejar como heredera a su hija Juana, "la Beltraneja", víctima de quienes la descalificaron para reinar, aduciendo que más tuvo que ver en su engendramiento el cortesano Beltrán de la Cueva que el monarca. A la muerte de Alfonso, en el pacto de los Toros de Guisando, se proclamó a Isabel como sucesora; un poco más tarde, Enrique declaró hija legítima y heredera a Juana, y mantuvo esta declaración incluso en el lecho de muerte, hasta el que llegaron los clérigos para exigirle que aceptara a Isabel como princesa heredera y sucesora del reino de Castilla.

Este proyecto ha recibido una ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte