Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, estadísticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si deseas más información puedes obtenerla haciendo clic en nuestra Política de Cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o personalizar tu elección haciendo clic en CONFIGURAR O RECHAZAR SU USO.


Imagen no disponible

Mil y una Palabras de Casa de Putas, Las


Autor: ESTEBAN, JOSE.

Editorial: Ediciones Espuela De Plata

Idioma: Castellano

Estado: Consultar disponibilidad

Precio: 15.00€


ISBN: 978-84-96133-44-0

Año: Mar 2005

Nº de páginas: 253

Encuadernación: Rústica / Tapa Blanda

Dimensiones: 15 x 21 cm

Descripción de la obra


En el habla del hampa, la mancebía tenía muchos nombres. Llamábase indistintamente aduana, berreadero, cambio, campo de pinos, cerco, cortijo, dehesa, guanta o gualta, manfla, maflota, mesón de las ofensas, montaña, monte, piña y vulgo. Nombrábanla también guisado. Éstas son, al menos, las acepciones que admite Rodríguez Marín en su conocida edición de Rin conete y Cortadillo. Cervantes la denominaba la casa llana. iOh, mesón de las ofensas! , exclamaría Quevedo. Salillas, por su parte, cita, además, casa llana y pisa. Pero también se le llamaba la cueva, el partido, el publique, el burdel o, simple y sencillamente, la casa. A las míseras casucas que las pupilas habitaban en el burdel se les llamaba boticas. De no tener menos nombres que la mancebía sólo podían ufanarse las mujeres que la poblaban. A éstas se les llamaba coimas, gayas, germanas, hurgamanderas, izas, muletas, marcas, marquisas, marañas, pelotas, rabizas, tributos y un largo lar guísimo etcétera. De todos modos, cada uno tiene un nombre particular para designar estos lugares. Si todo lo referente a la carne es materia viva y siempre en ebullición, la lengua también lo es, y en todo caso, este divertimento literario es sólo una aproximación al tema.

Este proyecto ha recibido una ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte