Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, estadísticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si deseas más información puedes obtenerla haciendo clic en nuestra Política de Cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o personalizar tu elección haciendo clic en CONFIGURAR O RECHAZAR SU USO.


Portada de Vida a Medias, la

Vida a Medias, la


Autor: Fierro, Avelino.

Editorial: EOLAS EDICIONES

Idioma: Castellano

Estado: Se puede pedir

Precio: 17.00€


ISBN: 978-84-16613-80-9

Edición nº 1

Año: Sep 2017

Nº de páginas: 220

Encuadernación: Rústica / Tapa Blanda

Dimensiones: 135 x 210 cm

Descripción de la obra


Hay ironía en el título que acoge periódicamente las entregas de estos diarios de Avelino Fierro. Si el título nos sugiere de inmediato el peligroso y opresivo mundo de la jungla, sus diarios parecen, por el contrario, ordenados, razonables, burgueses, como supongo que son los códigos que rigen nuestra justicia (es sólo una sospecha, de haber leído alguno de ellos podría afirmarlo taxativamente o, por el contrario, descartar esta comparación). Y no lo dice uno sólo porque Avelino Fierro sea y ejerza de fiscal en una ciudad, León, que necesita tanto de la justicia (y esto no es en absoluto una sospecha; esto lo afirmo de una manera rotunda); no. Lo digo porque es un diarista tranquilo, razonable, bien avenido. Avelino Fierro es un escritor y amigo transigente. Las leyes están hechas de transacciones. La justicia las avala. Y Avelino, puedo afirmarlo también, es un pactista. Los pactos garantizan la paz, y Avelino se lleva bien con todo el mundo. De ser profesor, sería de los que dan aprobado general .

Del prólogo de Andrés Trapiello


Escribir un diario para apurar este tiempo que calla y huye; para notar que los sueños se posan en mis ojos; para no sentir el miedo del futuro; para que mis pies se mojen en la espuma de los días; para sentirme a veces feliz; para transitar un poco más atento por este mes de abril; para refugiarme, sentirme protegido, ovillarme, buscar un lugar más mío, un cobijo; para hacer que cuando salga de esta habitación en penumbra llena de libros y bañada por la luz fría de la luna, quede temblando una luciérnaga, una lucecita azul como esa que protege el sueño de los niños; para que en ella quede habitando un poco el amor .

Avelino Fierro

Este proyecto ha recibido una ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte